Por qué matamos palabras y adoptamos otras

El mismísimo Cervantes fue uno de los primeros en utilizarla; de hecho la incluye en el capítulo 19 de su Quijote. Tras encararse el hidalgo con unos curas desarmados, Sancho aprovecha la confusión para sisarles la comida que guardan, no en un canasto, ni en una tinaja –escribe Cervantes-, sino en “una fiambrera”. Desde el siglo XVII, la palabra sobrevivió para dar nombre a esa herramienta portentosa capaz de conservar las sobras y alimentar a generaciones de universitarios, y tal a día de hoy podría presumir de una vida larga y sin sobresaltos, si no fuera por un señor estadounidense llamado Earl Tupper, que en 1947 decidió patentar sus propios envases herméticos y los llamó tupperware.Seguir leyendo.
https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2022/01/13/articulo/1642070657_142019.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Por qué matamos palabras y adoptamos otras puedes visitar la categoría Puertas de baños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
EL MAYOR FABRICANTE DE PUERTAS PARA BAÑOS CON MEDICIÓN E INSTALACIÓN GRATIS

¡Aprovecha esta "OFERTA" - Solo este Mes!

 Por la compra de una Puerta de Baño te llevas un Espejo de 17"
x 23" o una Repisa Cuadrada u Ovalada 
¿Qué
Cotiza Ahora